domingo, 16 de septiembre de 2012

LA MATANZA DE SABRA Y CHATILA



Contando los cadáveres después de la masacre 
Una mañana de 1982, Emmanuel Rossen, periodista de las Fuerzas de Defensa de Israel caminó por las calles de uno de los campamentos de refugiados. “Era una escena de desolación. Estaba todo en silencio, nadie gritaba, recuerdo el olor, recuerdo  las personas en el suelo, unas encima de otras, muchas muertas, otras todavía respiraban”. Así comienza el documental de la BBC “The Accused” (Los acusados), emitido en 2001, en el que se apunta a la responsabilidad del entonces Ministro de Defensa de Israel en las matanzas de Sabra y Chatila entre el 16 y el 18 de septiembre de 1982.

No quiero hacer ninguna valoración del conflicto árabe-israelí, ni de las matanzas de unos y de otros, porque hay bastantes expertos sobre el tema y opiniones muy contrapuestas, solo hago una petición al posible lector de este post, que antes de seguir leyendo, piensen que tienen que dejar a la fuerza su casa, las tierras y el país donde por siglos han vivido sus antepasados y que durante más de 70 años te conviertes en la pelota con la que juegan los poderosos en aras de sus intereses políticos y geoestratégicos, sin ningún futuro a la vista, viviendo en la miseria, y sufriendo periódicos bombardeos de la aviación israelí, posiblemente viendo como tu casa es arrasada y lo que es peor que tu familia podría haber estado dentro o que en un control del ejercito han asesinado a tu hijo.  Alguien dirá que es demagogia pero es real.

Hoy hace 30 años del inicio de la matanza de los Campos de Refugiados de Sabra y Chatila en Beirut Oeste, duró dos días; del 16 al 18 de septiembre de 1982 la Falange Libanesa (de inspiración católica y cuyo nombre se debe a Falange Española) en connivencia con el Ejercito Israelí que rodeaba los campos, supuestamente para protegerlos, entraron en estos y asesinaron a una cifra de civiles que según las fuentes más conservadoras se cifran en 3.000 personas sin contar los heridos. Esta matanza fue calificada de genocidio por la Asamblea General de la ONU y nunca nadie ha sido juzgado por ella, tan solo Israel abrió una Comisión de Investigación presionados por las opinión pública internacional e incluso por ciudadanos israelíes que salieron masivamente a la calles en protesta por algo inaceptable en un país democrático, como se considera así mismo Israel y cuyo resultado fue totalmente decepcionante. A principios de siglo la justicia belga inició acciones sobre esta matanza llegando a citar a Sharon a declarar, incluso la CE anuncio medidas a favor dar una solución definitiva a la situación de los palestinos, como siempre todo se quedó en nada.

Algunos justifican la matanza por el asesinato del líder y fundador de la Falange Libanesa, el cristiano maronita Bahir Gemayel, que perdió la vida dos días antes (14/09/1982) junto con otros 25 miembros del partido, al explosionar una bomba en la sede de este en Beirut. Más tarde fue condenado por esta matanza un cristiano maronita miembro del Partido del Renacimiento Árabe Socialista Sirio (Baaz) y  agente del Gobierno Sirio.

El Primer Ministro Israelí en aquellos momentos era Menájem Beguín, Premio Nobel de la Paz 1978 junto a Muhammad Anwar Al-Sadat Presidente de Egipto por los acuerdo de Paz de Camp David. Menájem Beguín  había sido el líder de la Etzel, organización paramilitar sionista, que en 1946 colocó una bomba en el Hotel Rey David de Jerusalén en donde se encontraba la administración del mandato Británico sobre Palestina produciendo la muerte de 96 personas; la misma que el 9 de abril de 1948 asaltó con un comando de 132 paramilitares la aldea Deir Yassin, cercana a Jerusalén, en la que asesinaron a 120 aldeanos palestinos. Menájem Beguín cuando se creó el estado de Israel fundó el partido Herut dominante en la coalición Likud que gobierna hoy en día. Su Ministro de Defensa era Ariel Sharon, que llegó a ser Primer Ministro entre 2001 y 2006 y que hoy yace en coma profundo y estado vegetativo por una hemorragia cerebral producida estando en el cargo.

El día siguiente al asesinato de Gemayel dos Divisiones de las Fuerzas de Defensa de Israel, Tasahal, ocupan Beirut Oeste contraviniendo el acuerdo con EEUU. Por la tarde los campos de refugiados de Sabra y Shatila estaban rodeados y todas sus entradas y salidas controladas, así mismo se ocuparon varios edificios de alrededor.

Ariel Sharon y el Jefe de Estado Mayor Rafael Eitan tienen una reunión con los responsables de la Falange Libanesa a cuya cabeza estaba Elie Hobeika, sucesor de Gemayel, y les incitan a que entren en los campos de refugiados para encontrar combatientes de la OLP y entregarlos a Israel. El ejército de Israel se comprometía a darles apoyo logístico y cobertura aérea. A las seis de la tarde entraron los primeros grupos de milicianos que aparte de armas de fuego portaban cuchillos y hachas y empezó la matanza, allí no había fedayines (milicianos) de la OLP y si los hubiera habido era en número mínimo y tampoco justifica los hechos; se encontraron sobre todo con ancianos, mujeres y niños a los que asesinaron, torturaron, violaron y mutilaron. Mientras se producía la matanza el ejército israelí desde fuera iluminaba los campos con bengalas y no dejaban salir a nadie de ellos. La orgía de sangre duró hasta el día 18, es difícil cuantificar las víctimas, las mismas milicias introdujeron bulldozer en los campos y derribaron y aplanaron muchas viviendas enterrando con ellas a sus habitantes muertos o malheridos, cientos de personas fueron cargadas en camiones y nunca más se supo de ellas. Hay testimonios directos, tanto de habitantes de los campos, como de sanitarios de ONG y de periodistas y militares del mismo Ejercito Israelí que describen con toda su crudeza lo que se vivió allí.

El Dr. Ben Alofs es un médico holandés que trabajaba en Beirut Occidental, ese día estaba en el Hospital Gaza en Sabra y cuenta en un artículo, publicado en Rebelión, que: “Cuando las lluvias de otoño comenzaron a caer a fines de noviembre, las alcantarillas bloqueadas inundaron Sabra y Shatila. La congestión fue ocasionada en parte por cuerpos que habían sido lanzados a las alcantarillas. Los cuerpos que fueron recuperados por la Defensa Civil Libanesa fueron enterrados en una fosa común en Shatila. Una gran fosa común en un campo de golf cercano, y otras fosas comunes, jamás fueron abiertas. Prohibido por el gobierno libanés y su nuevo presidente Amin Gemayel, hermano de Bashir. El primer ministro Beguín dijo: "Los goyim matan a los goyim y acusan a los judíos." Desde luego, Hobeika, Frem y sus bandas fueron los responsables directos. Pero esto jamás pudiera haber sucedido, si Sharon no hubiera dado, de buen grado y a sabiendas, luz verde para la operación”.

El literato francés Jean Genet estaba en Beirut y fue uno de los primeros europeos en entrar en los campos, escribe en “Cuatro Horas en Chatila”: “El primer cadáver que vi era el de un hombre de unos cincuenta o sesenta años. Habría tenido una corona de cabellos blancos si una herida (un hachazo, me pareció) no le hubiera abierto el cráneo. Una parte ennegrecida del cerebro estaba en el suelo, junto a la cabeza. Todo el cuerpo estaba tumbado sobre un charco de sangre, negro y coagulado. El cinturón estaba desabrochado, el pantalón se sujetaba por un solo botón. Las piernas y los pies del muerto estaban desnudos, negros, violetas y malvas: ¿quizá fue sorprendido por la noche o a la aurora?, ¿huía? Estaba tumbado en una callejuela inmediatamente a la derecha de la entrada del campamento de Chatila que está frente a la embajada de Kuwait. ¿Cómo los israelíes, soldados y oficiales, pretenden no haber oído nada, no haberse dado cuenta de nada si ocupaban este edificio desde el miércoles por la mañana? ¿Es que se masacró en Chatila entre susurros o en silencio total?”

Ariel Sharon fue investigado en una comisión del Parlamento Israelí, fue declarado personalmente responsable de la matanza y dimitió como Ministro de Defensa, pero continuó como Ministro sin cartera, en 1984 fue nombrado  Ministro de Comercio e Industria y hasta 2001 que llego a Primer Ministro ocupó varias carteras ministeriales. Menájem Beguín, Primer Ministro Israeli, se retiró en 1983 y murió en 1992. El Líder de la Falange Libanesa, Elie Hobeika, responsable directo de la matanza, nunca fue procesado y llegó a ser diputado y ministro en el gobierno libanés, murió en un atentado con coche bomba en Beirut en 2002. EEUU permitió que ninguno de ellos fuera llevado ante un Tribunal Internacional por genocidio.

El periodista israelí Ron Ben Yishai comenta en “The Accused” que el 17 las 11:30 llamó a Ariel Sharon y lo encontro en casa dormido. “Escuche”, le dije, hay versiones acerca de matanzas en los campamentos. Muchos oficiales me lo han dicho, pronto el mundo entero lo sabrá, debe detenerlo. Yo no sabía que la masacre había empezado 24 horas antes pensé que estaba sucediendo en ese momento, e insistía ¡Todavía tenemos tiempo para detenerlo, haga algo! Pero él no reaccionó”.

En Enero de 2002, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) los refugiados y desplazados palestinos eran 4.797.993 repartidos en 58 campos. (cuadro 1)



Terry Rempel en un estudio publicado por ACNUR dice que “incluyendo refugiados de 1948, 1967 y posteriores a 1967– se estima que hasta tres cuartos del pueblo palestino han sido desplazados desde 1948. El Centro de Recursos para Derechos de Residencia y Refugio de los Palestinos BADIL7, con sede en Bethlehem, estima que el número total de palestinos desplazados es de más de siete millones.” 

En los campos de refugiados se han producido numerosas crisis humanitarias, escasez de alimentos, de agua, sobrepoblación, viven en condiciones míseras y dedicándose a empleos de baja calidad y salario, incluso los exiliados en otros países árabes son mano de obra barata, nada que ver con esa solidaridad que a menudo aparenta la Liga Árabe. Los países receptores de los refugiados los ven como un problema y mientras no tengan una tierra donde vivir en paz la comunidad internacional no tiene credibilidad alguna. 

N.A.: Aconsejo ver  "Vals con Bashir" una película domental de animación del año 2008, dirigida por Ari Folman, Globo de Oro a la mejor película extranjera en lengua no inglesa y César a la mejor película extranjera, nominada al Oscar por mejor película de habla no inglesa y a los premios BAFTA. Ari Foldman es un director de cine, guionista y compositor israelí que con 19 años fue testigo directo de la matana de Sabra y Chatila como miembro de las Fuerzas de Defensa Israelíes.





7 comentarios:

  1. Entre las cosas que me maravillan de las nuevas Redes Sociales está el hecho de que gente como tú,Juanvi, sin recibir ninguna recompensa material, dedique tiempo, talento y corazón a escribir un post impresionante. Conozco los hechos, pero al leer el post nuevamente quedé impactada. La crueldad y la impunidad llenan demasiadas páginas de nuestra historia reciente y horroriza reconocerse miembro de una especia con capacidades tan extremas, como el amor, la compasión y la crueldad. Sólo el sentido ético podrá salvarnos de una catástrofe moral que se presenta como inminente.
    Excelente post para recordarnos que depende de nosotros orientar nuestra ética hacia la solidaridad, el entendimiento o la barbarie.
    ¡Enhorabuena! y gracias por este relato para no olvidar.

    ResponderEliminar
  2. No tengo más remedio que descubrirme ante tu relato. Y ya casi no puedo decir más, pero como me gusta hablar, charlar y escribir y alguna vez dibujar y pintar, creo que no me puedo morder la lengua y sólo voy a decir lo siguiente ¿Es que no tenemos bastante, con saber que un día llegará la muerte, a ser posible naturalmente? ¿Nos tenemos que masacrar en aras de una religión, una idea política, un pensar distinto al otro? ¿Por qué ese empeño ancestral de eliminarnos?
    Gracias por tu escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, inmerso en la velocidad de un lunes me acordé que hoy hacía 31 años del genocidio de Sabra & Chatila. Este posteo tiene su historia debido a algo que comentas, la sinrazón y un ataque furibundo que recibí en twiter unos días antes del 30 aniversario, por parte de una tuitera enloquecida, curiosamente de izquierdas. Hoy me he vuelto a acordar y por eso la he vuelto a enlazar. Me alegro que te guste. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Chapeau,Juanvi, es un magnífico artículo, digno de una buena revista o periódico de esos que en la actualidad no existen. Tiene razón Aida cuando te expresa su admiración por el tiempo y trabajo que dedicas a estas maravillas de la información, tan extraordinariamente bien documentadas.

    Las matanzas de Sabra y Chatila fue uno de los primeros indicios que dieron los sionistas de que estaban sucediendo, como genocidas, a los genocidas nazis que los persiguieron a ellos. No digo que todos los hebreos que pueblan Israel sean nazis, pero desde luego si lo vienen siendo su dirigentes desde hace muchos años.

    Y me reitero, enhorabuena por el artículo, es de una gran calidad.

    ResponderEliminar
  4. Juanvi, me solidarizo con Aida y te doy la enhorabuena por este artículo digno de las mejores publicaciones, así que con el corazón en un puño por la indignación y la impotencia que el recuerdo me ha provocado, te doy las gracias por mantener la memoria de tantos mártires en el tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Obituario con hurras

    Vamos a festejarlo
    vengan todos
    los inocentes
    los damnificados
    los que gritan de noche
    los que sueñan de día
    los que sufren el cuerpo
    los que alojan fantasmas
    los que pisan descalzos
    los que blasfeman y arden
    los pobres congelados
    los que quieren a alguien
    los que nunca se olvidan
    vamos a festejarlo
    vengan todos
    el crápula se ha muerto
    se acabó el alma negra
    el ladrón
    el cochino
    se acabó para siempre
    hurra
    que vengan todos
    vamos a festejarlo
    a no decir
    la muerte
    siempre lo borra todo
    todo lo purifica
    cualquier día
    la muerte
    no borra nada
    quedan
    siempre las cicatrices
    hurra
    murió el cretino
    vamos a festejarlo
    a no llorar de vicio
    que lloren sus iguales
    y se traguen sus lágrimas
    se acabó el monstruo prócer
    se acabó para siempre
    vamos a festejarlo
    a no ponernos tibios
    a no creer que éste
    es un muerto cualquiera
    vamos a festejarlo
    a no volvernos flojos
    a no olvidar que éste
    es un muerto de mierda.
    (Mario Benedetti)

    ResponderEliminar
  6. Gracias Gustavo, me ha encantado este poema. Un abrazo

    ResponderEliminar