domingo, 4 de mayo de 2014

EL SECUESTRO DEL SANTA MARÍA. UNA ACCIÓN OLVIDADA DE LA OPOSICIÓN AL FRANQUISMO . 5/5

Viene de: "El Secuestro del Santa María. Una Acción Olvidada de la Oposición al franquismo ..  1ª,    ,   y  


Jânio Quadros, a la derecha, en su toma de posesión
El mensaje del Presidente Jânio Quadros significaba la aceptación de facto de las condiciones iniciales planteadas, sin las cuales no hubieran podido entrar en Recife y desembarcar a los pasajeros, la teoría de la piratería se derrumbaba. Salazar y la prensa franquista, que hizo las veces de portavoz del Dictador y su Régimen durante el secuestro, se quedaban sin argumentos ante la opinión internacional. Ni la nación más poderosa del mundo aceptaba sus peticiones de ayuda, la O.N.U ya había condenado la política colonial portuguesa, Gran Bretaña, que el gran aliado de Portugal en Europa, Francia, Holanda y la O.T.A.N., de la que Portugal era miembro, daban marcha atrás o no se involucraban en la persecución del Santa María y ahora Brasil con el apoyo de E.E.U.U. iba a dar asilo político a los “piratas”. ¿Qué estaba pasando?. 
“… no cabe duda de que al capitán Galvão le ha sido despachada patente de corso por una clara confabulación de la masonería y el comunismo”. Diario Arriba (Órgano de prensa de la Falange), 2 de febrero de 1961

El 2 de febrero el diario de la Editorial Católica “Ya” informa en primera de la “Intervención masónica en el caso “Santa María” porque la esposa de un pasajero norteamericano había contestado a un periodista “que su marido no podría narrar con claridad lo ocurrido porque temía que “hermanos” de la secta a la que pertenece su esposo tomasen posteriores represalias contra él”, el nombre de la secta no se menciona. Más adelante el enviado a Lisboa deja otra pista de que no era un caso exclusivamente portugués: “El salto de estos aventureros hacia el iberismo más frenético y desaforado encaja perfectamente en los más viejos planes soviéticos de bolchevización de la Península”. El diario, en todas sus informaciones, critica la negociación con los “piratas” y señala el gran fracaso de las gestiones del contra-almirante Smith y de la política de negociación norteamericana. Y para realzar la opinión contraria a cualquier negociación informa que hasta el Vaticano se ha sorprendido con el ofrecimiento de asilo de Brasil a los miembros del comando. Parece que algunas informaciones de la prensa española estaban redactadas desde el espacio por el chimpancé astronauta “Ham”, que había lanzado la N.A.S.A. al espacio en esos días, noticia que tanto gustaba al “Ya”.


Los españoles que formaron el DRIL, algunos de ellos excombatientes republicanos exiliados, creían haber sido abandonados por los Aliados, incluido Stalin, y detestaban a la Oposición en el exilio por haberse acomodado a la situación. Ese pensamiento se refleja el fragmento de una intervención de José Velo (Junqueira de Ambía) en la clandestina Radio Caridad de Caracas, órgano de propaganda del DRIL: 
Y la Carta del Atlántico y la Conferencia de Potsdam y la otra y la otra conferencia, y la Carta de San Francisco y los Derechos del Hombre y la muerte y la vida, y la razón y la justicia y las promesas de Roosevelt y de Churchill, de Stalin y De Gaulle, presidentes, de Monti y de Ike y de este y de aquel, generales en jefe. Y de los partidos  democráticos de la tierra y de todos los hombres importantes y de todo el mundo, llevaban por el aire y por el mar, por todos los caminos, la verdad de España, vencida allá lejos, a los pies de Europa, invadida, saqueada, incendiada, destruida, la verdad de los pueblos ibéricos martirizados tanto y tanto, y más y antes que los otros pueblos, por los mismos monstruos, ahora, 1945, abatidos. Pero España estaba lejos, lejos, allá abajo, tan lejos que la justicia made in aquí o made in allá o acullá no llegaba, tardaba porque iba, ¡sí!, pero iba lenta, lenta, tan lenta que nunca llegaría”.

José Velo en un acto con la emigración
gallega en Argentina (1956)
El radiograma con el mensaje del Presidente de Brasil hace que el Estado Mayor del DRIL se reúna urgentemente y aunque Galvão prefería entrar ya en Recife deciden esperar a negociar todos los puntos sin dejar ninguno al aire. Navegan lentamente hacía el puerto y fondean a cuatro millas, fuera todavía de las aguas jurisdiccionales de Brasil.

La delegación Brasileña que sube a bordo está formada por el almirante Dias Fernandes, Comandante del Tercer Distrito Naval, el comandante Arístides Leite, en representación del Ministro de la Marina, el Dr. Castro Alves, representante del Ministerio de Relaciones Exteriores y el gobernador de Pernambuco, Pelópidas Silveira.  El DRIL ofrecía a la delegación brasileña que los pasajeros desembarquen con su equipaje seguidos de la tripulación y solicitaban que la nave permaneciera en poder de las fuerzas ocupantes, que no podrían ser desalojadas contra su voluntad. También ponen sobre la mesa la autorización para abastecerse de agua, combustible y una pequeña cantidad de comida y la posibilidad de reparar, por su cuenta, una turbina dañada para una vez terminada la reparación se abandonar el puerto. Mientras están reunidos se enteran de la última jugada de Salazar, presentar una denuncia por robo de la Santa María ante la Corte de Justicia del Estado de Pernambuco. Esto puede demorar las cosas y si el DRIL no tiene prisa el pasaje está ya muy nervioso. El contra-almirante les comunica que el Estado presentará ante la Corte, que se reunirá esa misma tarde, la toma del barco “Como un acto de rebelión ante una dictadura”.

Mientras estaban reunidos los oficiales desde la cabina del capitán exigen a gritos desembarcar. Según escribe Galvão, incluso los que más habían colaborado con ellos protestan, el miedo a la PIDE y que esta pueda pensar que habían colaborado con el comando les puede más.  En “El Santa maría. Mi cruzada por Portugal” Galvão nos cuenta el alegato que hizo al capitán Maia y a algunos oficiales: "Imaginemos por un momento que yo fuera el capitán de la nave y que ustedes, caballeros, armados hasta los dientes, fueran sus atacantes. ¿Cree usted que iba a rendirme vergonzosamente, como lo hizo, como animales domésticos? Muy bien, entonces, quédense aquí hasta que yo decida qué hacer con ustedes. En ningún caso se le permitirá abandonar el barco antes de que los pasajeros lo hagan. Estoy tan ansioso como ustedes conseguir que se vayan del barco, pero sólo porque están contaminando su atmósfera moral "

Se les prohíbe abandonar la zona en donde están sus camarotes y se refuerza la guardia. Saben que en tercera clase había un grupo de exaltados franquistas y salazaristas animados por un oficial, del que sospechaban que trabajaba para la P.I.D.E., y ordenan a los comandos que estén alerta y procuren no mezclarse con ellos dándoles la orden de disparar sobre aquellos que intenten forzar a los pasajeros a amotinarse. 
Sobre la toma rebelde del Santa María, el Sr. Kennedy indicó que esperaba que los pasajeros a bordo del trasatlántico desembarcaran sin problemas y que el barco fuera devuelto al Gobierno de Portugal” (4:8).  “Mientras tanto el trasatlántico y la ciudad de Recife (Brasil) se miran através de una estrecha franja de mar, mientras, las negociaciones sobre el destino de la nave y la liberación de los pasajeros continúan”. (1:4) 2 de febrero de 1961 Cronología diaria del NYT de la Biblioteca y Museo presidencial de John F. Kennedy

Se reúne de nuevo el Estado Mayor de DRIL y deciden que si el Gobierno Brasileño retuviera el navío, a la espera de la resolución judicial sobre la demanda portuguesa, desembarcarían al pasaje y a una parte de la tripulación, regresarían al límite de las aguas internacionales y hundirían el barco abriendo las válvulas de profundidad de los cinco compartimientos, en esa situación la Santa María quedaría hundida con el puente fuera del agua.

Esa noche sube a bordo de la Santa María el General Humberto Delgado. Sobre la visita las versiones de Sotomayor y Galvão también son contradictorias, como muchas otras. Una guardia de comandos le rindió honores al subir al barco, se abrazó a Galvão e ignoró a los otros dos comandantes encerrándose con él durante una hora, como si la decisión y la dirección de la operación fuera cosa de él, seguramente imbuido de la vanidad y autoritarismo que le achacaban. Esto sentó muy mal a Velo y Sotomayor y al resto de los comandos españoles y algunos de los portugueses. Después de una hora les recibió como si fueran subordinados y les planteó que a partir de aquel momento las órdenes las daba él, lo que hizo que Velo y Sotomayor se levantaran y salieran de la sala. Sotomayor comenta que Humberto Delgado no supo del secuestro de la Santa María hasta que se produjo y nunca intervino en la planificación ni en la búsqueda de financiación para la acción. Por otro lado Camilo Tavares Mortagua declaró en 2006 en una entrevista para “El Diario de Estarreja”: “Contrariamente a lo que se piensa, el General Delgado solo supo del secuestro del Santa María cuando habíamos tomado el barco. No teníamos confianza plena en su buen sentido por lo que siempre recelamos de él…”

El general Humberto Delgado y Galvão a bordo de la
Santa María
En la anteriormente citada entrevista a Miguel Urbano Rodríguez en el año 2011 este declara que “Al llegar a la "Santa María", mi decepción fue grande (refiriéndose a Galvão). Pronto me di cuenta de que Velo y Soutomaior eran los verdaderos líderes del DRIL”. Realmente la lectura de los libros de Sotomayor y Galvão dejan claro que los objetivos eran distintos para Galvão y los dos gallegos. 

El día 2 fuera del Puerto de Recife se ve un despliegue naval impresionante: seis buques de guerra, incluido el submarino atómico Seawolf, dos buques brasileños y varios barcos más pequeños con los periodistas y las autoridades marítimas locales. Hubo un rumor persistente de que los buques de guerra portugueses y el crucero español navegaban hacia Recife en un esfuerzo por bloquear la salida del puerto de la Santa María una vez desembarcados los pasajeros y tripulantes, pero la realidad es que estaban todavía a más de 300 millas.

En un guardacostas de la Armada Brasileña, el Cabloco, vuelve la Delegación Brasileña, esta vez con buenas noticias, el Tribunal Marítimo no había tenido en cuenta la queja interpuesta por la “Companhia Colonial de Navegão” y la Corte Suprema de Pernambuco se había declarado incompetente para entender en la demanda presentada por Portugal. Se les comunica también que el Presidente Jânio Quadros autoriza la entrada en el Puerto de Recife, el desembarco del pasaje y la tripulación y una vez realizada esta operación el aprovisionamiento y la reparación del motor y una vez terminado volver a donde estaban en esos momentos. Todo eso se plasmaría en un documento oficial.

En el medio de las negociaciones un grupo de pasajeros se acercó a la sala en donde estaban reunidos y empezaron a gritar “O navío a Salazar”, empujaron a la guardia e intentaron entrar en el salón, tuvieron que expulsarlos a culatazos y patadas; dice Miguel Urbano Rodrigues que él y Romara llegaron a atravesar el cristal que separaba el Hall del Salón sufriendo algunos cortes. Era lo que esperaban, el supuesto policía salazarista y algún oficial había convencido al grupo de pasajeros franquistas y salazaristas para que irrumpieran en las negociaciones con las autoridades brasileñas. Estas contemplaron atónitas la acción y ofrecieron a Galvão protección militar.

Por los altavoces se comunica por fin a los pasajeros que se va a proceder al desembarco. Mientras, las playas, las calles y el puerto de Recife están abarrotados de gente que saludan y vitorean a la nave, la Santa Liberdade enfila lentamente hacia el puerto mientras en los altavoces del barco suena la “Obertura 1812” de Tchaikovsky y en el mástil mayor ondea la bandera del DRIL.  El barco se detiene y sube la delegación brasileña presidida por el vice-almirante Dias Fernández. La música termina con el “Hino do Minho” que Angelo Frondoni compuso en homenaje a la “Revolución de Maria da Fonte” (Revolução do Minho) de 1846, “É avante Portugueses, é avante não temer, Pela Santa Liberdade, Triunfar ou perecer…”

Himno a la "Revolução de Maria da Fonte"


Poco antes del mediodía, los pasajeros comenzaron a abandonar el barco en el orden fijado y sin alteraciones, a cada uno les visan el pasaporte con un sello en el que ponía J.N.I.L (Junta Ibérica de Liberación Nacional); tres remolcadores hicieron viajes sucesivos entre la Santa María y el muelle. El primer remolcador en su viaje de vuelta a por más pasajeros llevó al buque numerosos periodistas que entrevistaron a los pasajeros. Toda la operación duró el resto del día. Mientras se procedía al desembarco el Estado Mayor del DRIL seguía en conversaciones con la delegación brasileña.

Una vez desembarcados los pasajeros habían acordado comunicar a la tripulación que primero desembarcarían las mujeres y que el resto prepararan sus maletas. Galvão comete el error de anunciar a la tripulación el desembarco de las mujeres seguido de los camareros, cocineros, etc. y que después se resolvería la situación de los demás. Estas palabras produce un motín de la tripulación en el hall de primera clase encabezado por las mujeres y gritando “O todos o nengun”.  José Velo se sube a una escalera y les dirige la palabra con su prosa emocionada y entre esto y los empujones de algunos comandos del DRIL se solventa la situación momentáneamente por lo que piden al comandante Aristide Leite que envíe un grupo de Infantes de Marina brasileños en labor de vigilancia, este accede y suben 18 que se ponen a las órdenes de Galvão y Sotomayor.

José Velo dirigiéndose a la tripulación. Debajo de él Galvãao
Calmada la situación desembarcan los tripulantes, algunos, según cuentan Sotomayor y Galvão, se les acercan a despedirse. Se quedan solos en el barco, observan el desastre que habían dejado algunos tripulantes a propósito, todo desordenado y sin limpiar y se dedican a hacer limpieza en los salones de primera y en la cocina, esa noche cenarían solos y descansarían toda la noche por primera vez desde el secuestro. La guardia la realizarían los infantes de marina brasileños.

Galvão y Velo en la rueda de prensa

Se celebra una rueda de prensa de prensa con los numerosos corresponsales internacionales que estaban a bordo y Galvão junto a José Velo lee un comunicado en el que entre otras cosas dicen: "nos encontramos aquí opositores españoles y portugueses estrechamente hermanados en réplica al Pacto Ibérico firmado por Franco y Salazar, no se trata de liberar España, ni de liberar Portugal, se trata de liberar a todos los pueblos ansiosos de libertad".
Los rebeldes que mantenían secuestrado el trasatlántico portugués liberaron a los 607 pasajeros cautivos, preocupados pero alegres, hombres, mujeres y niños de nueve nacionalidades. Toda la tripulación también abandonó la nave bajo la protección de los infantes de marina brasileños, quedándose en el barco el líder insurgente, Henrique M. Galvao, y unos treinta de sus seguidores junto con otros guardia marinas. Allí, amarrado al muelle del malecón del puerto siguen negociando su propia situación y la de la nave mientras Brasil les hace un llamamiento para que acepten el asilo.” (1:1)” 3 de febrero de 1961 Cronología diaria del NYT de la Biblioteca y Museo presidencial de John F. Kennedy.

El día 3 de madrugada sube el ex-embajador brasileño en Lisboa, Álvaro Lins, simpatizante del DRIL y que tanto les había ayudado con sus consejos sobre derecho internacional para realizar el secuestro. Durante toda la mañana y parte de la tarde continúan las negociaciones con las autoridades brasileñas asesorados por el embajador. El documento final reconoce su estatus de sublevados contra unas dictaduras y se les concedía asilo político pleno en Brasil, por otro lado el barco sería entregado a la Marina de Guerra brasileña.

Cuando termina la redacción y la firma del acuerdo se permite subir al barco a la prensa, televisión y radio, más de doscientos periodistas de todo el mundo. En cubierta forma la Infantería de Marina y todos los comandos del DRIL, enfrente el contralmirante Dias Fernandes, Sotomayor y Velo. El contralmirante lee el acuerdo y Galvão se adelanta le saluda y se funden en un abrazo. El DRIL arría la bandera portuguesa y seguidamente se iza la brasileña. 


A la izquierda José Velo y Sotomayor, que tapa a Galvão, en el Acto de Entrega de la 
Santa María. A la derecha Galvão saluda a las Autoridades Militares Brasileñas
Hubo un decreto presidencial para hacerse cargo del barco, corría el rumor de que el barco estaba minado y que en esa noche explotaría, se incendiaría y se hundiría. El barco entró en aguas  brasileñas, pasó allí la noche, se le dio protección y nada pasó. Fijamos la entrega a las 10, se colocó la bandera brasileña en lugar de la portuguesa, se hicieron los saludos reglamentarios y más tarde supimos que esas honras, casi de reconocimiento de la parte beligerante, habían indignado a Portugal, todo terminó muy bien. El NYT lo calificó una obra maestra de la diplomacia y se cumplió el deseo del Presidente Jânio de desmontar la operación sin ofender al Comandante Galvão”. Dr. Castro Alves, representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil en las negociaciones con el DRIL, declaraciones a Margarita Ledo en Santa Liberdade.

El escritor Dominique Lapierre, que en aquel momento trabajaba para Paris Match, logró subir a la Santa María en la noche del día 2 vestido de bombero y entrevistar a Galvão, declara en la película de Margarita Ledo: “Fue un acto de valor, un acto de idealismo magnífico porque en aquel tiempo Europa tenía dos tiranías fascistas, Franco en España y Salazar en Portugal”.
Brasil devuelve el trasatlántico Santa María al gobierno portugués poco después de que los rebeldes portugueses, liderados por Henrique Galvão, rindieran la nave y aceptaran la oferta de asilo político” (1:2-3). 4 de febrero de 1961 Cronología diaria del NYT de la Biblioteca y Museo presidencial de John F. Kennedy

La acción había terminado, los miembros del DRIL desembarcaron en Recife como asilados políticos. Algunos siguieron en la lucha, incluso clandestina. Ni velo ni Galvão volvieron a España y Portugal, el General Humberto Delgado fue asesinado por la PIDE en 1965 (posiblemente con la colaboración de las fuerzas de seguridad franquistas) en Villanueva del Fresno (Badajoz) el único que volvió a España, ya muerto Franco, fue José Fernández Vázquez (Comandante Sotomayor). Los tres líderes del Comando ya tenían cierta edad en 1961, el más joven era José Velo, demasiado mayores para el canon del revolucionario, al Che Guevara ya se le consideraba viejo cuando con con 36 años dejó el Gobierno Cubano para volver a la lucha revolucionaria. El DRIL se disolvió a finales de 1961 en medio de muchos enfrentamientos, aunque aún les dio tiempo de alguna acción. 
El 3 de febrero de 1961 se cierra la tercera operación del DRIL y tal vez su vida, lo que pudo ser la convergencia de los distintos grupos, de todos los grupos que formaban el DRIL se transformó en una gran divergencia que se acentuó en los tres meses siguientes.. Pasados los años creo que aquello, a pesar de la frustración previa al inicio de la operación, aquel idealismo, y el final no demasiado interesante, fue muy importante para mi formación política y estoy más convencido de que la lucha por aquellas ideas fue extremadamente importante, en mi opinión es algo extremadamente importante. Y repito aquí algunas palabras de mi padre, cuando hablaba y gritaba, en el buen sentido, “¡Viva Babel!, esta diversidad de visiones, este concepto de nación es mucho más importante para mí de lo que se cree, no tendríamos dictadores democráticos, ni emperadores democráticos, la visión única del mundo si las nacionalidades fueran respetadas”. Victor Velo en "Santa Liberdade"
“Acción brillantemente concebida, medianamente desarrollada, mal acompañada y melancólicamente acabada”. José Velo.
 “En los territorios de la colonia de África Occidental portuguesa de Angola el Gobierno anunció que había aplastado un levantamiento armado supuestamente sincronizado con la toma del Santa María. El brote representó la explosión más fuerte del nacionalismo africano en Angola hasta la fecha” (1:2). 5 de febrero de 1961 Cronología diaria del NYT de la Biblioteca y Museo presidencial de John F. Kennedy.

Es imposible encontrar una lista completa y fiable de los 24 miembros del Comando que secuestró La Santa María, Galvão en el libro que narra la acción da 24 nombres, Sotomayor no da la lista completa pero si nombra a varios de ellos, sobre todo los más significativos. Para trabajar sobre ella he usado algunos artículos de la prensa portuguesa con motivo del 50 aniversario del secuestro y documentos del Archivo Nacional “Torre do Tombo” de Portugal, en este archivo al final de un expediente de la P.I.D.E. referente a la detención en 1968 de Filipe Viegas Aleixo por su pertenencia a la organización L.U.A.R. (Liga de Unidade e Ação Revolucionária), aparece relacionada la sentencia por el secuestro aplicada a sus participantes en un Juicio Penal en rebeldía, dado que al serles concedido el asilo en Brasil no pudieron juzgarlos en presencia. De todos estos datos me he atrevido a dar una relación de participantes que puede acercarse a la real. De los tres líderes del comando solo José Velo no escribió nada sobre él y los documentos y su archivo está en manos de su hijo Victor Velo, posiblemente entre esa documentación estarán los nombres de los 24 asaltantes.

MIEMBROS DEL COMANDO DE DRIL QUE SECUESTRARON LA SANTA MARIA
Españoles
José Velo Mosquera (Carlos Junqueira de Ambía), 45 años, natural de Celanova (Ourense), profesor.
José Fernández Vázquez (Jorge de Sotomayor), 52 años, natural de La Puebla del Caramiñal (La Coruña), oficial de la Marina Española.
Rafael Rojo Díaz (Agustín de Romara), 40 años, anestesista.
Fermín Suárez Fernández, 46 años, natural de Gijón (Asturias).
Alfredo Yllanes Ferro, 31 años, natural de Monforte de Lemos (Lugo), mecánico.
Basilio Losada Lodado, 29 años, natural de Escairón (Lugo), pulidor de muebles.
Francisco Manuel Rico Leal, 44 años, natural de Alcoy (Alicante), comerciante.
José Pérez Martínez, 47 años, venezolano de origen español, conductor.
Luis Fernández Ackermann (Federico), 21 años, natural de Criel sur Mer (Francia).
Manuel Mazo Bravo, 30 años, electricista.
Manuel Pérez Rodríguez, 38 años, natural de Porriño (Pontevedra) mecánico de automóviles.
Víctor Velo Pérez, 17 años, natural de Vigo, estudiante.

Portugueses
Henrique Carlos Malta Galvão, 65 años, natural de Barreiro, capitán del ejército.
Camilo Tavares Mortagua, 27 años, natural de Oliveira de Azeméis, locutor de radio.
Antonio d´Almeida Fructuoso, 25 años, natural de Espinho, carpintero.
Enmanuel Jorge Pestana de Barros, 23 años, natural de Funchal.
Filipe Viegas Aleixo, 45 años, natural de Almancil Loulé, conductor.
Graciano Marques Esparinha, 25 años, natural de Oliveira de Azeméis.
José Frias de Oliveira, 38 años, natural de Albergaría a Velha.
Julio Ferreira Andrade, 34 años, natural de Arcos (Anadia).
Julio Rodrigues, 18 años, natural de Funchal, cajero.
Luis Manuel Mota de Oliveira, 33 años, natural de Montalegre, fotógrafo y administrativo.
Joaquín Manuel da Silva Paiva (Johnny), 35 años, natural de Lisboa, constructor civil y oficial de máquinas de la marina mercante.
Rafael Ogeda Henriquez, 31 años, venezolano, ingeniero civil.

Fueron también juzgados:
Humberto Da Silva Delgado, 60 años, natural de Torres Novas, General de Aviación
José da Cunha Ramos, 18 años, natural de Porto, carpintero
Victor Jose Costa Da Cunha Rêgo, 27 años, periodista
Miguel Urbano Rodrigues, 35 años, periodista
Y los tripulantes de la Santa María
Jose Prudencio Tinoco, 33 años, camarero
Joaquín Andrade Gonçales, 37 años, oficial electricista
Joaquín D´Almeida Tempero, 33 años, marinero
Hermenegénio António Borges da Silva, 25 años, camarero
Victor Manuel Figueiras Dias Algarves, 18 años, marinero


Los 24 del principio junto con el General Humberto Delgado y Joaquín Andrade Gonçales fueron condenados en rebeldía a penas que oscilaban entre 17 y 22 años, el resto fueron absueltos.

Con esto acaba el relato de lo que fue el secuestro de la Santa María, espero que haya servido para que algunos españoles, jóvenes y mayores, conozcan esta acción ocultada en su verdadera dimensión durante el franquismo e imperdonablemente después de la muerte del Dictador. Queda por hacer el relato de lo que fue el DRIL y una pequeña reseña sobre los personajes más relevantes, espero poder colgarlo pronto. Muchas gracias a todos los que habéis llegado hasta aquí.

Referencias y consultas:
- "Santa Maria. My crusade for Portugal". Henrique Galvão. The World publishing company Cleveland and New York 1961
- "24 homens e mais nada. A captura do Santa Maria".  José Fernandes "Comandante Soutomaior". Abrente Editora 2010.
- "Pepe Velo. Pensador, soñador e mestre republicano". Antonio Piñeiro. Edicions Xerais 2000.
- "Santa Liberdade". Miguel Bayón. Planeta. 1999.
- "Pirates de la Llibertat". Xavier Montanyá. Empuries 2005.
- "El Secuestro del Santa María en la prensa franquista". Armando Recio García. Revista Historia y Comunicación Social de la Universidad Complutense de Madrid 2005.
- “Henrique Galvão, 1895-1970. Aspects of an Euro-African crusade”. Luis Miguel Solla de Andrade Peres. Universidad de Sur África 2009.
-"Henrique Galvão e o assalto ao Santa Maria. Percurso de uma dissidência do Estado Novo e as suas repercussões". Nelson Moreira Antão y Célia Gonçalves Tavares. Revista Sapiens: Historia Património e Arqueologia 2008.
- "O DRIL (1959-1961). Experiencia única na oposiçao ao Estado Novo". D.L. Raby. Universidade de Toronto.
- "O informe da viaxe de Santiago Álvarez por América Latina (5 de outubro de 1960)" Victor Manuel Santidrian Arias. Estudios Migratorios 2000.
- "A oposição no exílio e a memória da “resistência” ao Estado Novo em São Paulo". Douglas Mansur da Silva. Universidade Federal de Viçosa (Brasil) 2009

Películas:
"Santa Liberdade". Margarita Ledo Andión

Programas de Radio:
- Ayer de Radio Exterior de España. "El Secuestro del Santa María" 1, 2 y 3

También se ha consultado:
- Hemerotecas de ABC, Blanco y Negro,Ya y Arriba.
- Web de la Biblioteca y Museo presidencial de John F. Kennedy.
- Web del Archivo Nacional "Torre do Tombo", Portugal






2 comentarios:

  1. ¡Felicidades! Un trabajo magnífico y exhaustivo. Celebro que mi artículo "El secuestro del Santa María por el DRIL" te sirviera en los inicios de este.
    Román
    http://www.navegar-es-preciso.com/

    ResponderEliminar
  2. Me he permitido la libertad de insertar un enlace de este completísimo trabajo al final de mi artículo http://www.navegar-es-preciso.com/news/el-secuestro-del-santa-maria-por-el-dril/ que, excepto en la información sobre el buque, es mucho más pobre.
    Felicidades de nuevo por este trabajo y por el blog en general.
    Saludos

    ResponderEliminar