lunes, 8 de agosto de 2016

BERLIN 1936, MATANZA DE TLATELOLCO Y MEXICO 1968, EL BLACK POWER

Imagenes de la Matanza de Tlatelolco http://www.kehagoaqui.com/galeria-de-fotografias-de-la-matanza-de-tlatelolco/)


Aunque este artículo es del 29 de julio de 2012 me he acordado de él con motivo de los Juegos Olímpicos de Río, cada vez me llama menos la atención el fútbol y cada vez me llama menos la atención unos Juegos Olímpicos, me acuerdo que todavía no hace mucho allá en donde estuviera en época de Juegos Olímpicos no me perdía una inauguración y tampoco muchas de las competiciones que más me gustan, sobre todo atletismo. Con el fútbol me pasa lo mismo, aficionado del Real Madrid de siempre, este año ni vi la final de la Champions y por aquello de que tenía media hubiera preferido que fueran los del Manzanares los que la ganaran, ¿Será el mercantilismo, las mafias que lo rodean, tanto al olimpismo como al fútbol o a cualquier espectáculo deportivo, espero que a los Juegos Paraolímpicos no lleguen nunca. Os copio y pego este artículo sobre dos hechos históricos del olimpismo, tres, aunque dos van seguidos en los mismos juegos, que siempre recuerdo y creo que recordaré, aunque uno no lo viví y el otro lo vi en cientos de imágenes.

"Siempre que se inauguran unos Juegos Olímpicos de la era moderna me vienen a la memoria dos Juegos en particular, Berlín 1936 visto en imágenes de «Leni» Riefenstahl, la cineasta y propagandista del Reich y Adolf Hitler, realizadora de “El Triunfo de la Voluntad”, una cinta  «hecha por nazis, para nazis y sobre los nazis» y los Juegos de la Ciudad de México 1968 visto en los informativos de la TV y en aquellos Nodos de los cines del Franquismo.


BERLIN 1936
En Berlín la propaganda del Régimen Nazi, que tres años más tarde invadiría Polonia dando comienzo a la II Guerra Mundial, aprovechó los juegos para dar publicidad a una Alemania gobernada por una de las ideologías más diabólicas de la Historia de la Humanidad, una Alemania que se preparaba para la Guerra y que imponía la supremacía de la raza aria sobre todos los demás considerando a la raza negra como Untermensch” (infrahumanos), entre los que estaban los judíos, gitanos, eslavos, bolcheviques soviéticos.

En 1936 Hitler había ya dictado las leyes eugenésicas, la Ley sobre el Delincuente Habitual, que señalaba a comunistas, liberales, mendigos, homosexuales y judíos –entre otros–; la Ley de Servicio Civil, que permitía la expulsión de jueces, abogados y profesores judíos; la Ley contra la Masificación de los Colegios Alemanes, que reducía al 1,5% la cuota de judíos en colegios y universidades en el año 1933, y las denominadas Leyes de Núremberg (Ley para la Protección de la Sangre y el Honor Alemanes y Ley de Ciudadanía del Reich, ambas de 1935), que privaron de derechos a los judíos, deshumanización que preparaba el camino al genocidio. Todos sabemos cómo acabó todo.

En el mundo hubo numerosas discusiones sobre la necesidad de boicotear los Juegos de Berlín, pero el Presidente del Comité Olímpico Norteamericano insistía en que los juegos son de los atletas. Avery Brundage en 1935 manifestó que los atletas estadounidenses no debían involucrarse en el actual “altercado judío-nazi”. En 1935, mientras que la controversia respecto de las Olimpíadas se tornaba más álgida, Brundage denunció la existencia de una “conspiración judío-comunista” para dejar a los Estados Unidos fuera de las Olimpíadas. Se realizó una Olimpiada parelela en Barcelona, perdedora ante Berlín para la concesión de los juegos, que se tuvo que suspenderse tras el Golpe de Estado de que dio paso a la Guerra Civil Española.


Los atletas alemanes consguieron 89 medallas, 33 de oro, contra las 56 de EEUU (24 de oro), pero lo que no dejo a Hitler muy contento del resultado de los Juegos fue que un afroamericano, o sea un infrahumano o “untermensch”, fuera la figura de los juegos con cuatro medallas de oro, 100, 200 metros, longitud y 4 x 100 relevos. Además dos de esas medallas se las ganó a dos atletas alemanes, 100 metros y longitud; la proeza de Jesse Owens no fue igualada hasta 1984 por Carl Lewis en los Juegos de los Ángeles.




Dicen que el Fühler se negó a entregarle una medalla y a darle la mano. Parece que todo se inició con la victoria del afroamericano Cornelius Johnson al que se negó a darle la mano y tomó como costumbre el desaparecer del palco cuando llegaba la entrega de medallas y no aplaudir a ningún atleta que no fuera alemán. Jesse Owens fue aclamado por todo el Estadio Olímpico de Berlín y cuando se paseaba por las calles todo el mundo lo aplaudía y le pedía autógrafos y, aunque estaba excluido de la ciudadanía bajo la Ley de Ciudadanía del Reich se le permitió viajar y hospedarse en los Hoteles de los blancos. Cosa que no podía hacer en USA y mucho menos en el Hotel donde trabajaba de botones, el Wardolf Astoria. El mismo Owens dice:
“Cuando volví a mi país natal, después de todas las historias sobre Hitler, no pude viajar en la parte delantera del autobús. Volví a la puerta de atrás. No podía vivir donde quería. No fui invitado a estrechar la mano de Hitler, pero tampoco fui invitado a la Casa Blanca a dar la mano al Presidente”.

LA MATANZA DE TLATELOLCO
CIUDAD DE MEXICO 1968
Un Méjico convulso recibe los Juegos Olímpicos de 1968. El Movimiento 1968 fue un movimiento en su inicio formado por estudiantes de la Universidad Autónoma de México y el Instituto Politécnico Nacional al que se fueron integrando durante los meses de julio, agosto y septiembre profesores, intelectuales, amas de casa, obreros y profesionales en contra la situación del País al grito de ¡Únete pueblo.

La tarde del 2 de octubre de 1968 miles de manifestantes se reúnen en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.  El grupo paramilitar Batallón Olimpia, recibe la orden de infiltrarse, de paisano y con una mano enguantada de blanco, y se dirigen armados al Edificio Chihuahua, donde estaban los oradores. Desde allí y casi acabado el acto empiezan a disparar contra los militares que rodeaban la plaza y contra los manifestantes. Los militares, creyéndose atacados por los manifestantes abrieron fuego contra ellos. Las cifras de muertos oficiales fueron de 20, la BBC al día siguiente informa de la intervención de la CIA en los hechos, habla de 300 personas muertas. Hay historiadores que elevan las víctimas a más de mil, según declaraciones de testigos presenciales que vieron como se cargaban cadáveres con palas mecánicas en camiones para llevarlos a la morgue. El Presidente de la República era Gustavo Días Ordaz y el Secretario de Gobernación Luis Echevarría, que le sucedió en la presidencia, los dos militantes del partido hegemónico PRI.




EL BLACK POWER
Diez días después de la matanza se inauguraron los Juegos Olímpico de Ciudad de México, unos juegos que a nivel internacional tuvieron muchos problemas por la amenaza de boicot de algunos países por la invasión Soviética de Checoslovaquia, algunos deportistas afroamericanos de USA se opusieron a competir por estar discriminados, entre ellos  Karen Abdul-Jambar, uno de los mejores jugadores de baloncesto de la historia poseedor de seis anillos de la NBA. Muchos de estos deportistas negros eran seguidores del movimiento Black Power que defendía los valores de su raza negra y estaba en contra de la discriminación racial en Estados Unidos.

Después de numerosos triunfos de los atletas afroamericanos, el 17 de octubre de 1968 se celebra en el estadio la final de los 200 metros lisos. El estadounidense Tommie Smith logra la victoria, tras él entran el australiano Peter Norman y el también estadounidense John Carlos. A la hora de recoger las medallas John Carlos y Tommie Smith aparecen descalzos con calcetines negros, el primero lleva la chaqueta del chándal abierta y al cuello un collar de cuentas en homenaje a todos los afroamericanos muertos en la esclavitud o colgados y linchados en Estados Unidos. Tommie Smith se coloca una bufanda negra al cuello y se ponen una insignia del Proyecto Olímpico por los Derechos Humanos, Norman también se la pone en solidaridad. Carlos le cede un guante negro izquierdo a Smith y se pone uno en el derecho.  Cuando sonó el himno de Estados Unidos en el Estadio, Carlos y Smith agacharon la cabeza y levantaron el puño enguantado. El escándalo fue mundial, como siempre la hipocresía de de la idea de no politizar unos Juegos Olímpicos, la política solo la hacen los dirigentes, los tres Atletas fueron expulsados de los Juegos por orden del presidente del COI, el estadounidense Avery Brundage, el mismo que en Berlín capitaneaba a los atletas estadounidenses como presidente del Comité Olímpico de Estados Unidos.

Trailer del Documental rodado por el hijo de Peter Norman "Salute"

John Carlos y Tommie Smith a su vuelta a Estados Unidos fueron objeto de abusos y de amenazas de muerte, incluso a su familia; la Revista Time llego a sacar en la portada los Aros Olímpicos con las palabras "Angrier, Nastier, Uglier" (Más furioso, más sucio, más feo). Incluso el Australiano Norman fue muy criticado en su pais y castigado al ostracismo y a pesar de que logró unos tiempos sorprendentes de calificación, tanto en pruebas de 100 y 200 metros, para las Olimpiadas de Múnich (1972), el comité seleccionador del equipo olímpico australiano decidió no seleccionarlo.

Ha habido muchos más Juegos Olímpicos, cada cuatro años, faltarían reseñar algunos, pero los incidentes en México y Berlín siempre me han interesado por la propia curiosidad de un joven que necestiba respuestas. Los incidentes de Tlatelolco me los contó un Gallego-Mexicano que había estado allí, las imágenes de los atletas negros dieron la vuelta al mundo y aunque era muy joven se quedaron marcados para siempre en mi memoria y me hicieron tiempo después buscar las causas de esa actitud. La Olimpiada de Berlín fue una más de las claudicaciones de las potencias mundiales ante Hitler, claudicaciones que llevaron a la muerte de millones de personas.


2 comentarios:

  1. Aquellos juegos olímpicos, en mi opinión, no tuvieron nada que ver con lo que ocurriría en el futuro. Sí es cierto que en unas de mis entradas en www.thespeedynew.blogspot.com, concretamente el día que comenzó todo, este comportamiento no es exactamente en respuesta a una ideología, sino a la retirada de los fondos que EEUU había impuesto a Alemania, que provocó el auge del partido nacionalista.

    ResponderEliminar
  2. En esa época Hitler ya era una amenaza para el mundo. Su política racista y antidemocática y los ruidos de guerra contra lo que era el antiguo Imperio resonaban ya en sus marchas militares.La colaboración de EEUU y otras potencias en el auge del nazismo es parte de la historia. Y los Juegos del 36 colaboraron en ello.

    ResponderEliminar